Archivo por meses: noviembre 2014

Hexagrama 32: La Firmeza

Escrito por

Nombre original en la edición de Wilhelm: La Duración

Descripción

Este hexagrama hace referencia a la naturaleza de todo aquello que es duradero, pero… ¿qué es realmente lo duradero?

Como bien reflexionaba Aldous Huxley durante sus experiencias psicodélicas, la naturaleza de la Realidad es la de un Apocalipsis Continuo. Allá dondequiera que observamos que algo es estable y permanente, en realidad estamos observando un fenómeno de naturaleza cíclica y persistente. Y este hexagrama trata precisamente sobre este tipo de dinámicas.

La aparente solidez de la materia es sólo una ilusión. Un trozo de metal, por duro que sea, está en realidad compuesto por partículas que se mueven a gran velocidad. Un átomo no es un objeto rígido, sino un sistema compuesto por electrones que giran alrededor de un núcleo. Y de este movimiento cíclico surge su permanencia en el tiempo. Esto es cierto también para las partículas de su núcleo, para las propias partículas e incluso para la analogía macroscópica más evidente: el propio Sistema Solar, como bien expone Wilhelm en su edición.

Esta estabilidad dinámica también se extiende a otros ámbitos. Wilhelm ofrece diversos ejemplos: la vida cotidiana dentro del matrimonio, la respiración, el latir del corazón, fenómenos meteorológicos que se realimentan… En realidad el número de analogías que se pueden establecer es infinito.

Un ejemplo que me gusta especialmente, pues se corresponde perfectamente con los trigramas constituyentes del signo, es el funcionamiento de un motor de combustión interna. En él, la energía de una explosión (simbolizada por el trigrama superior, trueno) es canalizada a través del movimiento de un pistón y un cigüeñal, que absorben gradualmente (trigrama inferior, madera) esa energía. El movimiento oscilante de estas piezas a su vez produce una nueva explosión, completando el ciclo. La consecuencia es una acción duradera en el tiempo. El funcionamiento de una turbina también supone una analogía perfecta.

La lectura a un nivel psicológico hace referencia a las acciones que surgen de la propia voluntad, independientemente de influencias externas. He ahí el contraste con el hexagrama anterior, El Influjo, en el que las actitudes son susceptibles de ser modificadas mediante la intervención interesada. Por eso este hexagrama habla de carácter, de firmeza y de no modificar el rumbo. En una consulta, 32 invita a ser refractario a todo intento de manipulación.

Por último, recomiendo a los amantes de la Biblia el capítulo 1 del Eclesiastés (no confundir con el Eclesiástico). En él se expone de forma bellísima el contenido de este hexagrama.

4 Generación va, y generación viene; mas la tierra siempre permanece.
5 Sale el sol, y se pone el sol, y se apresura a volver al lugar de donde se levanta.
6 El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo.
7 Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo.
8 Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír.
9 ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol.
10 ¿Hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido.
11 No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco de lo que sucederá habrá memoria en los que serán después.

Las líneas

1

Los ciclos de amplio recorrido no surgen espontáneamente. Siempre comienzan como pequeñas oscilaciones que, debido al fenómeno de la resonancia, se amplifican hasta alcanzar la mayor amplitud posible. Todo gran círculo ha surgido como una espiral creciente. Por eso se recomienda no caer en la tentación de intentar establecer grandes dinámicas de repente, ya que seguramente se fracasará. A un matrimonio destinado a perdurar le conviene una convivencia previa. Los beneficios de una gran empresa sólo están garantizados, aunque sea parcialmente, cuando esta ha conseguido éxito a menor escala.

2

Se habla aquí de una situación excepcional, en la que lo fácil resultaría someterse al influjo de fuerzas externas en vez de persistir en una dinámica autosostenida. Pero si esta acción persistente es capaz realmente de justificarse por sí misma y está convenientemente orientada, se tendrá éxito. De no ser así, nada de lo que hay en el Universo habría llegado a existir. En cualquier caso, se recomienda constancia aun contra viento y marea.

3

En esta línea la energía que se recibe de la explosión se desperdicia. En vez de emplearse para generar un nuevo ciclo, se dispersa. Las piezas de la maquinaria están flojas, por así decirlo, y requieren un ajuste; más aún, si este no se realiza, la máquina puede acabar por romper. Es como un hacha (¡metal que corta madera, como indican los trigramas!) en la que la hoja no está bien sujeta al mango. A nivel psicológico se habla de un carácter influenciable que debería examinarse a sí mismo para eliminar sus debilidades.

4

En esta línea también se desperdicia la energía, pero de modo distinto. Es como un hacha que en vez de impactar contra la madera choca contra el suelo. Da igual lo que se insista pues así no se consigue leña; sólo mellar la hoja. Estableciendo la analogía con un motor de explosión, hablaríamos de una avería en el cilindro por la cual los gases se escapan por las juntas sin que estos lleguen a impulsar el pistón.

5

Los ciclos no están destinados a durar eternamente. Aunque hablemos de impermeabilidad a fuerzas externas en el contexto general del hexagrama, estas también cambian y pueden llegar a afectar a cualquier dinámica repetitiva, ya que ningún sistema está del todo aislado de su entorno. Es por ello que el consejo en esta línea es mostrar cierta flexibilidad. Una casa demasiado rígida se agrietará en caso de terremoto. Un motor preparado para funcionar exclusivamente con un combustible muy concreto romperá o no funcionará si cambia la formulación del carburante.

6

Esta línea aconseja no embarcarse en dinámicas que nos quedan demasiado grandes y para las que no estamos a la altura. Pero sobre todo hace referencia a la constancia y sabiduría necesarias para lograr una transformación profunda y duradera. Preparar alimentos apropiadamente requiere el control de los tiempos de cocción; ya que el agua debe llegar a hervir, pero no se la puede dejar al fuego eternamente. A nivel alquímico, hace referencia a la necesidad de saber llevar el proceso de calcinatio de manera apropiada y hasta el final.

A nivel psicológico, Calcinatio es el primer grado de purificación: El ego con su ardiente voluntad del yo ha de ser reducido a cenizas, para que un ego purificado al servicio del alma pueda ser desarrollado. Este trabajo solo puede ser realizado si la persona ha abierto su mente a una comprensión espiritual. En este proceso, el sacrificio de la voluntad del yo es el factor liberador el cual permite una transmutación de la conciencia. Un ego que aún no se ha quemado conduciría inevitablemente a la imitación, la cual retiene a la persona en cuestión en sus antiguas ataduras y la paraliza. Por lo tanto, Paracelso pone énfasis en que sin la realización del primer grado, la Calcinación, las siguientes etapas del trabajo no pueden ser realizadas.

Extraído de Lectorium Rosacrucianum