Archivo por meses: agosto 2013

Hexagrama 59: El Océano

Escrito por

Nombre original en la edición de Willhelm: La Disolución (La Dispersión)

Descripción

Sobre el agua flota la madera. Es la imagen de un barco en el océano. De aquí se deducen múltiples imágenes relacionadas con una travesía marítima:

  • Un barco que parte de puerto y se interna en el mar. Esto sugiere la idea de separación, de despedida, de dispersión.
  • Un barco en medio del océano sugiere el infinito. El infinito no tiene forma, estructura ni es abarcable. Como el propio Tao.
  • Un barco que se dirige a tierra. Esto sugiere la idea de aproximación, de reencuentro, de reunión.

Estas imágenes contienen al menos dos ideas de gran calado que contienen significados múltiples, complejos, profundos y difíciles de delimitar desde una perspectiva individual, pero más fáciles de entender desde una perspectiva global:

  • El océano es un lugar peligroso: no es el hábitat natural del hombre. Supone una barrera, pero también sirve para comunicar los continentes, con lo que es simultáneamente un medio de unión. Por otra parte, el océano infinito, sin forma ni abarcable, es una metáfora del infinito y por tanto de la divinidad. De ahí una referencia a la religión.
  • El barco que flota en medio de este entorno hostil no está vacío. Lleva tripulantes a bordo. La supervivencia de todos depende de la colaboración de cada uno de sus miembros. Es por esto que el individuo ha de quedar en segundo plano, sin sitio para rencillas. Por otra parte, el barco en el océano no deja de ser una metáfora de nuestro propio planeta que flota en medio del espacio sideral, con lo que esta obligación se extiende al conjunto de la humanidad. La unión de todos los hombres en una tarea común supone la única garantía de supervivencia.

La aplicación de estos dos conceptos conlleva tanto la trascendencia de lo individual -pérdida del ego- como la aproximación a la divinidad. Estos dos aspectos son inseparables. La devoción de lo divino implica la renuncia a uno mismo y viceversa.

En alquimia este proceso trascendente se conoce como disolución (así es llamado el hexagrama en la edición de Wilhelm), el proceso por el cual nuestras barreras son disueltas y nos fundimos con lo ilimitado. Esta desestructuración de las barreras tiene su contraparte en el hexagrama siguiente, que trata de lo estructurado.

Una última observación. La madera que flota también se puede interpretar como viento y como penetración. Que el barco llegue a buen puerto depende tanto de aprovechar la fuerza del viento como de las órdenes dirigidas por el capitán del barco, capaz de organizar a la tripulación. Esto también es cierto para quien pretenda vivir lo infinito: sólo es posible permanecer indefinidamente en el océano si se dispone de una buena embarcación, o lo que es lo mismo, quien haya desarrollado una mente fuerte y sin fisuras que soporte el embate de las olas de sus propias emociones. De otro modo, perecerá ahogado en ellas.

Las líneas

1

Alguien embarca, consciente desde el primer momento que ha de convivir con sus compañeros en espíritu de paz y colaboración; con lo que ya desde un principio aplasta toda desavenencia interior que pueda surgir, con el fin de no perturbar la convivencia.

2

Aquí se ve a alguien que, ya embarcado, se ha quedado aislado del resto de la tripulación. Pero comprende que las rencillas que surgen provienen no tanto de los demás como de su propia valoración negativa de la gente que le rodea. Mediante el esfuerzo consciente de valorar de modo ecuánime y comprensivo a sus compañeros, logra de ese modo librarse de la negatividad y finalmente integrarse.

3

Uno es consciente de que debe renunciar completamente a sí mismo en nombre de la tarea destinada a la totalidad, pues esta ha alcanzado dimensiones abrumadoras. La supervivencia en un barco exige la colaboración de todos sus miembros, y cualquier impulso que no vaya en esa dirección debe ser eliminado de raíz.

4

Se señala a uno que en busca de lo grande y lo lejano no duda en embarcarse y dejar a todos los suyos. Realmente su fe es tan grande y sus objetivos tan elevados que puede realizar este sacrificio. No todos los seres humanos son capaces de algo así, y es posible que nadie le comprenda. Pero hace lo que corresponde.

5

En esta situación existen grandes barreras que separan a los miembros de la tripulación. Sin embargo, un capitán con verdadera vocación es capaz de encontrar una tarea común capaz de reunir a todos los que viajan juntos con el fin de superar las desavenencias.

6

Aquí se señala a alguien que en una situación de peligro inminente no duda en embarcar y partir llevándose lejos a los suyos y todo lo que pueda salvar, con el fin de eludir la situación que se avecina.