Línea 17.4

Escrito por

Nombre original en la edición de Wilhelm: El Seguimiento -> La Dificultad Inicial

Esta línea es muy interesante porque coloca al protagonista en una situación ambivalente y tentadora en la que debe evitar caer a toda costa.

El texto original

El Seguimiento crea éxito.
La perseverancia acarrea desventura.
Recorrer el camino con veracidad aporta claridad.
¿Cómo podría haber en ello una falla?

A menudo, ejerciendo una cierta influencia, logro uno obtener seguidores, expresándose con afabilidad hacia los de abajo. Los hombres que en tal caso se le adhieren no abrigan, sin embargo, intenciones honestas. Procuran su ventaja personal y tratan de hacerse imprescindibles recurriendo a la adulación y al servilismo Si se acostumbra uno a semejantes partidarios, al punto de ya no poder pasarse sin ellos, atraerá sobre sí la desventura. Tan sólo un hombre enteramente libre de su propio ego, que con toda convicción, persiga únicamente lo recto, lo correcto, adquirirá la necesaria visión clara para desenmascarar a tales personas, y así se librará de cometer faltas.

Claves del texto

La situación es bastante clara: Una persona noble e independiente ha seguido su propio camino, ha alcanzado una posición en la que brilla, y de repente aparecen seguidores vehementes que se arrastran, incluso ponen de rodillas ante él, para pegarse como lapas.

El noble es bien consciente de lo que ocurre:

  • Por una parte, quizás sea él mismo el primer sorprendido por la situación al descubrir, a través de estos seguidores, que posee un carisma con el que no contaba. Aquí se esconde el primer peligro, el de sentirse especial, elevado y dignificado por otros que le acaban de poner en un pedestal, ya que acaba de convertirse en líder sin buscarlo.
  • Por otra parte, y he aquí la gran tentación, tener seguidores coloca al líder en una situación de poder. Esta gente ha llegado por sí misma, no se le ha pedido nada, se ofrece total e inconcionalmente… quizás pueda aprovecharse de ella para sus propios fines.

Hablamos, en definitiva, del peligro que conlleva una inflacción del ego.

El problema con estos seguidores es sus intenciones. Como bien dice Wilhelm, no son honestas; pero esto no significa ni mucho menos que hablemos de personas “malas”, en sentido estricto. Pero la motivación que subyace en ellas no es correcta; y es que además de gente mala e interesada pueden acercarse también locos, tontos, necios, personas de carácter débil, etc…

En definitiva, estos seguidores son indeseables por una causa u otra, y los mismos motivos que les lleva a colocar al líder en un pedestal serán los que les conduzcan, finalmente, a tirarle al fondo de un pozo.

Cómo reaccionar

La situación es tal que ofrece una disyuntiva:

  • Seguir al ego e intentar sacar provecho de la situación. Pero en este caso sacrificamos nuestra independencia. Al aceptar a estos seguidores, la situación se invierte: ¡Pasamos de ser seguidos a ser nosotros los que seguimos a nuestros seguidores! (lo que remite a la línea 1 del hexagrama, con la que existe correspondencia) Esto sin duda conduce finalmente al fracaso. Es como si escogiéramos por nosotros mismos introducirnos en la situación descrita por la línea 3 del hexagrama 33 (La Retirada), en la que somos incapaces de desprendernos de aquello que nos agarra y no nos conviene en absoluto a la larga, aunque a corto y medio plazo nos aporte beneficios.
  • La otra opción es seguir el Camino de la Verdad y deshacerse de estos partidarios que sólo traen problemas a la larga y nos desvían del camino. Esto puede llevarse a cabo de manera silenciosa, retirándose, o exponiendo la situación claramente a nuestros seguidores indeseables, que en ocasiones merecen ser iluminados con respecto a su propia actitud.

Realmente, escoger una opción u otra puede ser difícil si alguien está atrapado por su ego. Pero incluso siendo sincero, noble y justo, la situación puede tener malas consecuencias.

Un ejemplo maravilloso

Una de las películas más gamberras y populares de todos los tiempos, La Vida de Brian, recoge el espíritu de esta línea de manera portentosa. Los siguientes fragmentos son muy ilustrativos.


Aquí podemos ver el tipo de seguidores que se le acercan a Brian, un personaje con una moral impecable a lo largo de todo el fime. Desde un principio tiene claro que NO quiere discípulos, y mucho menos de esta calaña. Este fragmento me gusta especialmente porque muestra que los seguidores no son necesariamente malas personas, sino descerebrados, locos, ignorantes… en definitiva, gente perdida desesperada por encontrar a un guía.


Brian, tras intentar infructuosamente escapar de la chusma que le sigue, intenta hablar claro para despertarla con el poder de la verdad; pero en este caso no sirve de nada. Haga lo que haga, está atrapado por el fanatismo de sus seguidores al modo 33.3 que mencioné antes.


Aquí se repite la situación con el mismo resultado infructuoso. Pero resulta muy interesante como la madre de Brian, tras salir al balcón, se enfrenta también a 17.4: Por un momento se siente halagada por la multitud que la saluda como Madre del Mesías, y así lo denotan los gestos coquetos que preceden a su definitivo “No creáis que así me cameláis”.

Es de señalar que Brian a lo largo de toda esta situación se comporta de manera impecable. Pero ni así es capaz de librarse del infortunio que le espera al final, la crucifixión. Como destaqué antes, el estado descrito por esta línea es peligroso y debe ser gestionado con extremo cuidado.

Hexagrama 33: Dejar Atrás

Escrito por

Nombre original en la edición de Wilhelm: La Retirada

Descripción

La edición de Wilhelm hace énfasis en el concepto militar de retirada: El enemigo se aproxima por debajo y nuestra salvación reside en ascender hacia las alturas hasta hacernos inaccesibles a sus ataques. Esta retirada puede ser definitiva o provisional.

Sin embargo, creo que esta apreciación es limitada. Si atendemos a los trigramas componentes, vemos que en la parte inferior está la montaña, y en la superior el cielo. Describe por tanto una voluntad elevada, la determinación de ascender. Esto implica dejar atrás lo inferior, representado por las dos líneas yin.

Si consideramos el apareamiento con el hexagrama siguiente, el 34 (El Poder de lo Grande), esta visión se hace más clara: Ante el ascenso de nuevos y poderosos valores, la reacción del Noble no debe limitarse a ejercerlos con rectitud, sino que debe favorecer esta acción desprendiéndose de los viejos valores que, por así decirlo, contaminan a los nuevos. De cómo llevarlo a cabo trata este hexagrama 33, que titulo Dejar Atrás, en vez de Desprendimiento, ya que esta palabra tiene además las connotaciones de derrumbe y/o desinterés.

Dicho de otra manera: Desprenderse de lo que ya no sirve es más fácil cuando previamente hemos adquirido lo que va a sernos útil a partir de ahora. De este modo, lo viejo, en contraste, pierde su fuerza.

Por otra parte, en este proceso de desprendimiento hay implícita una prueba de valor respecto a aquello de lo que pretendemos dejar atrás. Esta prueba afecta tanto a nuestra capacidad de llevarlo a cabo como a aquello que estamos juzgando como ya inútil.

En términos humanos, se comprueba tanto nuestra capacidad para dejar atrás a la gente que supone un estorbo como la capacidad de la gente que aún es valiosa. En este sentido, encuentro conexiones con la línea 3 del hexagrama 17, El Seguimiento. Como metáfora, baste la imagen de un escalador que asciende una montaña sin mirar atrás a sus compañeros: se pone a prueba tanto sus fuerza como la de quienes le siguen.

El siguiente análisis de las líneas no se reduce a términos humanos, para así complementar el texto de Wilhelm mediante la aportación de significados más amplios.

Las Líneas

1

Estamos en una situación en la que aún estamos aferrados a aquello de lo que nos queremos desprender. Esta situación es peligrosa, ya que compromete nuestra intención.

2

Aquí lo viejo se somete a prueba, y encontramos, sorpresa, que nuestra apreciación estaba equivocada. Al menos una parte de lo que pensábamos que no nos era ya útil nos demuestra su valor, y de este modo tomamos finalmente la decisión de conservarla con nosotros.

3

En esta línea nuestras ataduras se muestran mucho más fuerte de lo que creíamos. No somos capaces de desprendernos de lo inútil. En este caso no queda más remedio que seguir apoyándonos en ello, a nuestro pesar.

4

En esta línea, en contraste con la anterior, nuestra capacidad de dejar atrás lo inútil se hace evidente, desapareciendo los impedimentos y haciendo posible el avance hacia lo alto.

5

Aquí se produce la transición definitiva, el acto de soltar. Este gesto no se produce de manera violenta, ya que es como separar los dedos de la mano. Pero si incluso en este momento lo inútil se aferra a nosotros, como si se tratara de una sustancia pegajosa, bastará con hacer uso de ambas manos para completar el acto.

6

El desprendimiento se ha consumado. Somos libres de avanzar felices hacia nuestro nuevo objetivo.

Hexagrama 32: La Firmeza

Escrito por

Nombre original en la edición de Wilhelm: La Duración

Descripción

Este hexagrama hace referencia a la naturaleza de todo aquello que es duradero, pero… ¿qué es realmente lo duradero?

Como bien reflexionaba Aldous Huxley durante sus experiencias psicodélicas, la naturaleza de la Realidad es la de un Apocalipsis Continuo. Allá dondequiera que observamos que algo es estable y permanente, en realidad estamos observando un fenómeno de naturaleza cíclica y persistente. Y este hexagrama trata precisamente sobre este tipo de dinámicas.

La aparente solidez de la materia es sólo una ilusión. Un trozo de metal, por duro que sea, está en realidad compuesto por partículas que se mueven a gran velocidad. Un átomo no es un objeto rígido, sino un sistema compuesto por electrones que giran alrededor de un núcleo. Y de este movimiento cíclico surge su permanencia en el tiempo. Esto es cierto también para las partículas de su núcleo, para las propias partículas e incluso para la analogía macroscópica más evidente: el propio Sistema Solar, como bien expone Wilhelm en su edición.

Esta estabilidad dinámica también se extiende a otros ámbitos. Wilhelm ofrece diversos ejemplos: la vida cotidiana dentro del matrimonio, la respiración, el latir del corazón, fenómenos meteorológicos que se realimentan… En realidad el número de analogías que se pueden establecer es infinito.

Un ejemplo que me gusta especialmente, pues se corresponde perfectamente con los trigramas constituyentes del signo, es el funcionamiento de un motor de combustión interna. En él, la energía de una explosión (simbolizada por el trigrama superior, trueno) es canalizada a través del movimiento de un pistón y un cigüeñal, que absorben gradualmente (trigrama inferior, madera) esa energía. El movimiento oscilante de estas piezas a su vez produce una nueva explosión, completando el ciclo. La consecuencia es una acción duradera en el tiempo. El funcionamiento de una turbina también supone una analogía perfecta.

La lectura a un nivel psicológico hace referencia a las acciones que surgen de la propia voluntad, independientemente de influencias externas. He ahí el contraste con el hexagrama anterior, El Influjo, en el que las actitudes son susceptibles de ser modificadas mediante la intervención interesada. Por eso este hexagrama habla de carácter, de firmeza y de no modificar el rumbo. En una consulta, 32 invita a ser refractario a todo intento de manipulación.

Por último, recomiendo a los amantes de la Biblia el capítulo 1 del Eclesiastés (no confundir con el Eclesiástico). En él se expone de forma bellísima el contenido de este hexagrama.

4 Generación va, y generación viene; mas la tierra siempre permanece.
5 Sale el sol, y se pone el sol, y se apresura a volver al lugar de donde se levanta.
6 El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo.
7 Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo.
8 Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír.
9 ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol.
10 ¿Hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido.
11 No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco de lo que sucederá habrá memoria en los que serán después.

Las líneas

1

Los ciclos de amplio recorrido no surgen espontáneamente. Siempre comienzan como pequeñas oscilaciones que, debido al fenómeno de la resonancia, se amplifican hasta alcanzar la mayor amplitud posible. Todo gran círculo ha surgido como una espiral creciente. Por eso se recomienda no caer en la tentación de intentar establecer grandes dinámicas de repente, ya que seguramente se fracasará. A un matrimonio destinado a perdurar le conviene una convivencia previa. Los beneficios de una gran empresa sólo están garantizados, aunque sea parcialmente, cuando esta ha conseguido éxito a menor escala.

2

Se habla aquí de una situación excepcional, en la que lo fácil resultaría someterse al influjo de fuerzas externas en vez de persistir en una dinámica autosostenida. Pero si esta acción persistente es capaz realmente de justificarse por sí misma y está convenientemente orientada, se tendrá éxito. De no ser así, nada de lo que hay en el Universo habría llegado a existir. En cualquier caso, se recomienda constancia aun contra viento y marea.

3

En esta línea la energía que se recibe de la explosión se desperdicia. En vez de emplearse para generar un nuevo ciclo, se dispersa. Las piezas de la maquinaria están flojas, por así decirlo, y requieren un ajuste; más aún, si este no se realiza, la máquina puede acabar por romper. Es como un hacha (¡metal que corta madera, como indican los trigramas!) en la que la hoja no está bien sujeta al mango. A nivel psicológico se habla de un carácter influenciable que debería examinarse a sí mismo para eliminar sus debilidades.

4

En esta línea también se desperdicia la energía, pero de modo distinto. Es como un hacha que en vez de impactar contra la madera choca contra el suelo. Da igual lo que se insista pues así no se consigue leña; sólo mellar la hoja. Estableciendo la analogía con un motor de explosión, hablaríamos de una avería en el cilindro por la cual los gases se escapan por las juntas sin que estos lleguen a impulsar el pistón.

5

Los ciclos no están destinados a durar eternamente. Aunque hablemos de impermeabilidad a fuerzas externas en el contexto general del hexagrama, estas también cambian y pueden llegar a afectar a cualquier dinámica repetitiva, ya que ningún sistema está del todo aislado de su entorno. Es por ello que el consejo en esta línea es mostrar cierta flexibilidad. Una casa demasiado rígida se agrietará en caso de terremoto. Un motor preparado para funcionar exclusivamente con un combustible muy concreto romperá o no funcionará si cambia la formulación del carburante.

6

Esta línea aconseja no embarcarse en dinámicas que nos quedan demasiado grandes y para las que no estamos a la altura. Pero sobre todo hace referencia a la constancia y sabiduría necesarias para lograr una transformación profunda y duradera. Preparar alimentos apropiadamente requiere el control de los tiempos de cocción; ya que el agua debe llegar a hervir, pero no se la puede dejar al fuego eternamente. A nivel alquímico, hace referencia a la necesidad de saber llevar el proceso de calcinatio de manera apropiada y hasta el final.

A nivel psicológico, Calcinatio es el primer grado de purificación: El ego con su ardiente voluntad del yo ha de ser reducido a cenizas, para que un ego purificado al servicio del alma pueda ser desarrollado. Este trabajo solo puede ser realizado si la persona ha abierto su mente a una comprensión espiritual. En este proceso, el sacrificio de la voluntad del yo es el factor liberador el cual permite una transmutación de la conciencia. Un ego que aún no se ha quemado conduciría inevitablemente a la imitación, la cual retiene a la persona en cuestión en sus antiguas ataduras y la paraliza. Por lo tanto, Paracelso pone énfasis en que sin la realización del primer grado, la Calcinación, las siguientes etapas del trabajo no pueden ser realizadas.

Extraído de Lectorium Rosacrucianum

Hexagrama 14: Los Recursos

Escrito por

Nombre original en la edición de Wilhelm: La Posesión de lo Grande

Descripción

Este hexagrama habla de la gestión adecuada de los recursos disponibles, así como de la enorme responsabilidad que esta conlleva.

En nuestra sociedad solemos considerar la propiedad privada como un derecho inalienable, si no el que más, obviando otras implicaciones. Pero cuando analizamos en un sentido estricto lo que significa poseer una propiedad, debemos darnos cuenta de que:

  • Poseer algo no es más que tener control sobre ese algo. Cuando decimos “poseo esto”, estamos diciendo “tengo control sobre esto, y sólo yo puedo utilizarlo”. La propiedad se convierte de este modo en un tipo de restricción, y a la hora de la verdad, poseer algo significa tener el poder necesario para imponer esa limitación a otras personas: “Tú no puedes utilizar esto porque es mío”. En realidad, sólo poseemos verdaderamente aquello que podemos defender de los ataques de otros, por así decirlo.
  • Cuando poseemos algo, lo que hacemos es convertir ese algo en una extensión de nosotros mismos. Nos identificamos con ello. Cuando digo “este martillo es mío”, en realidad estamos diciendo “este martillo también soy yo”. La posesión, desde esta óptica, se convierte en una debilidad para el poseedor: “Aquello que posees acabará por poseerte”.

Partiendo de estas dos premisas, es fácil percatarse de que la mera posesión de unos determinados recursos puede convertirse en una carga. Si poseo algo inútil, conservar esa propiedad requerirá esfuerzo y lucha, y no supondrá ventaja de ningún tipo. Más bien, todo lo contrario.

Es por tanto que este hexagrama habla del verdadero sentido que implica poseer algo, de lo que es correcto poseer y para qué se debe poseer. De este modo:

  • El valor último de las cosas depende de su utilidad: de otro modo se convierten en una carga.
  • Ser propietario de una cosa no nos da derecho a utilizarla como nos venga en gana: el beneficio general ha de estar sobre la ventaja particular.

Los trigramas que componen este hexagrama hablan de personas con visión, en posición superior, que mandan sobre personas con fuerza, en posición inferior. Es una imagen muy apropiada para describir lo que es necesario para llevar a cabo una obra de ingeniería —una carretera, un puente, un pantano— que requiere gran esfuerzo, pero cuyos beneficios últimos son superiores a su coste. Este uso eficiente de los recursos se convierte así en el sentido supremo de este hexagrama.

En definitiva, las personas de arriba deciden cómo se han de utilizar los recursos disponibles, mientras que las de abajo poseen la determinación y capacidad de ejecutar las acciones que ordenan sus superiores. El análisis de las líneas individuales se hará desde este punto de vista. Así, las tres líneas inferiores hacen referencia a la acción de obreros especializados, mientras que las líneas superiores refieren a las decisiones tomadas por los ingenieros responsables.

Las líneas

1

Antes de comenzar cualquier labor es necesario prever todas las contingencias que se pueden presentar y realizar un análisis exhaustivo de los pasos a dar. Esto implica también la correcta formación de los operarios que van a llevar a cabo la obra y, no se debe olvidar, considerar la posibilidad de que finalmente aparezcan imprevistos una vez comenzado el proyecto. Los ingenieros tienen un dicho muy ilustrativo: El papel es el material más fuerte que existe. De ahí la advertencia de no caer en un exceso de confianza en esta fase de planificación.

2

Los empleados son capaces y los recursos disponibles apropiados. Es posible dar comienzo a la gran obra, ya que de momento no han aparecido obstáculos imprevistos.

3

En esta posición surge la negligencia. El trabajo no es tomado con la suficiente seriedad y los intereses inferiores se anteponen a los superiores, poniendo en entredicho la realización del proyecto. Los obstáculos en este caso son de origen interno.

4

Obstáculos externos. Surgen desavenencias entre los de arriba sobre su superación que ponen en peligro la realización de la obra. En este caso es preferible no continuar hasta que las diferencias entre los jefes sean resueltas. Las personas de abajo no son responsables de esta situación.

5

Un jefe asume personalmente la tarea de sus empleados, y desciende desde su posición para trabajar codo a codo con ellos. No hay nada malo en ello, y es una actitud que se puede considerar incluso meritoria; pero existe el peligro de que la autoridad de este jefe se vea en entredicho. En este caso hablamos de establecer una correcta asignación de las funciones de cada persona.

6

Quien dispone de la visión para llevar a cabo la obra y supedita sus decisiones exclusivamente al objetivo buscado, hace lo correcto. De este modo nada pone en peligro la consecución del proyecto y este puede ser finalizado, para beneficio de todas las partes implicadas.

Éxito de la ponencia sobre Deepware Changes

Escrito por

Estoy muy contento con el resultado de la ponencia sobre I Ching y mi software Deepware Changes en las II Jornadas de Cultura y Empresa “Asturias se escribe en chino”.

Incluso he tenido la oportunidad de sentirme estrella de rock gracias a Natieli, estudiante de I Ching que se tomó la molestia de viajar hasta Oviedo para verme. He aquí la foto conmemorativa.

Charla I Ching Ería con Natieli

De hecho, estoy tan contento con esta ponencia, que no descarto la posibilidad de repetir charlas similares sobre I Ching y filosofía oriental en otros posibles futuros eventos. Si alguien organiza alguno y desea mi participación, que se ponga en contacto conmigo a través de mi página profesional http://cranf.com

Me despido no sin antes agradecer la oportunidad de participar en estas jornadas a la Escuela de Chino Panda y Tola, sita en Asturias y que ha desarrollado una metodología propia de enseñanza del chino que está obteniendo grandes resultados.